Tú escoges o el colegio te escoge a ti

DSC00308.JPG

“Muchos padres de familia se encuentran en este momento pensando en la Institución educativa que se encargará de la instrucción académica de sus hijos, lo que se presenta como prioridad es encontrar el lugar que construya un ser humano competente para la sociedad, otro elemento que debe ser relevante es que los niños se sientan identificados, aceptados, respetados e incluidos”.

Para contarles esta historia voy a tratar de ser lo más objetiva posible…

Hace algunos meses nos hemos estado preparando como familia para la transición de Lorenzo del preescolar al Colegio. Decidimos sin pensarlo, que nuestro hijo estudiaría en la misma institución donde se encuentra su hermana desde muy pequeña. No veíamos motivó alguno para tomar una decisión diferente: Desarrollo motor dentro de los parámetros normales, ningún signo de alarma en los informes del preescolar,
comportamiento acorde a su edad…
Sumado a esto, se encontraban mis argumentos de mamá (no tan objetivos) que no se comparan con ningún informe académico o institucional; frente a mis ojos llenos de amor, Lorenzo es un ser maravilloso, que irradia felicidad, travieso como cualquier niño y con mucho amor para darle a todo el que quiera conocerlo.
Mi hijo es un niño sano, respetuoso, gracioso, en ocasiones se frustra pero aprende con facilidad, asume retos, acepta sus debilidades, se asusta fácilmente, usa un lenguaje claro y lógico, tiene unos inmensos ojos negros, su sonrisa es contagiosa, es de baja estatura pero me dice ” mami mira cuanto he crecido” (cuando se toma la sopa).

Sueña con ser bombero, rescatar a las personas y a los animales, le tiene miedo a los ladrones, extraña a su abuelo, duerme toda la noche y hace poco alcanzó otro logro que nos hace sentir orgullos pero que por respeto a él guardamos su secreto.
Lorenzo es un caballero dice que tiene una esposa que se llama Rafaela, juega con niños y niñas, se disgusta poco y perdona fácil. Le encantan los fines de semana en familia, es el arquero de su equipo, monta en bicicleta y ya esta pidiendo que le quiten las rueditas traseras. Se despierta siempre con una sonrisa, le encanta dibujar, ver programas tiernos e infantiles, silba como un pajarito todo el día (incluso la noche), muere por los dulces pero papá y mamá los deben controlar.
Ese es mi hijo…Hasta ahora he dedicado estas líneas a describírselos desde mi corazón de mamá.

La otra parte de la historia….
Llegó el día tan esperado, la evaluación de admisión para el colegio, me levanté temprano como de costumbre y ayudé a los niños con sus cosas. Mi hijo estaba eufórico,yo no podía esperar algo diferente pues él deseaba estar en el colegio de su “nona” y ser un niño grande…. No les diré mentiras, dejé a mi hijo totalmente convencida de que no había de que preocuparse.
Días después de la evaluación de admisión recibimos una llamada que estaba a punto de alterar nuestros planes como familia, Lorenzo no había sido  aceptado en el colegio que habíamos elegido.
Los motivos fueron descritos uno a uno… mi hijo de CUATRO años no acata la norma, escribe las letras de su nombre sin respetar la dirección correcta, no escribe aún sus apellidos, dibuja a su familia pero no se incluye en ella, se demora para transcribir la fecha que la profesora escribe en el tablero… era suficiente para entender que eso les indicaba que no cumplía con el perfil que ellos esperan para su institución.

Para mi, era como sí me hablarán de un ser desconocido.
La historia no terminó aquí, pasaron los días y otras posiciones fueron escuchadas, finalmente Lorenzo tendrá otra oportunidad en el colegio, pero llegará el mismo niño, en las mismas condiciones, sin filtros, sin restricciones. Un niño que pertenece a una familia, que tiene un papá y una mamá comprometidos con su crianza y que asumimos con responsabilidad y amor el futuro de él y de su hermana.
Como mamá, pero también como profesional respetó los lineamientos que tiene cada institución para evaluar, pero sigo pensando que cada pequeño ser humano es un ser mágico, completamente diferente y somos los adultos los que tenemos que darnos la oportunidad de conocerlos tal y como son.

” enseñen a los niños a ser preguntones para que, pidiendo el por qué de lo que se les mandar hacer; se acostumbren a obedecer a la razón, no a la autoridad como los limitados, no a la costumbre como los estúpidos”                                Simón Rodríguez

Anuncios

7 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Juliana Vera dice:

    Que doloroso debió haber sido pero quizás no es el colegio para él… Quién dijo que todos los niños de 4 años tienen que ser iguales y saber hacer las mismas cosas?
    No crees que le convendría mejor un lugar donde no quieran encasillarlo en un molde sino que respeten su individualidad?
    Estás a tiempo de encontrar el colegio para tu hijo, ánimo!

    Me gusta

    1. Juliana, gracias por tu comentario.
      La conclusión en medio de toda esta historia, es que la primera escuela es el hogar…todo lo que veo en mis hijos es su verdadera esencia. Yo estaré ahí para encaminaron y protegerlo.
      Nos daremos la oportunidad en el colegio, porque Lorenzo nunca se enteró de lo que pasó, el sigue feliz porque estudiará en el colegio de su hermana. Y además confiamos en que con el tiempo descubrirán las cosas buenas que no vieron en su momento.

      Me gusta

  2. No sé si he entendido bien, pero las causas por las que el colegio rechazó al niño en un primer momento me parecen inadmisibles. Denota muy poco conocimiento de cómo es un niño. No me parece para nada que se trate de circunstancias que lo hicieran incapaz de ir al colegio. Sobre todo tratándose de un pequeño de tan sólo 4 añitos!! En fin…Me alegro de que estéis contentos con el final de esta historia pero francamente, los criterios de admisión del colegio dejan mucho que desear…

    Me gusta

    1. Quiero contarte que me atreví a contar esta historia precisamente para generar un espacio de reflexión. No puedo decirte que estoy del todo feliz con mi última decisión pues fué tomada desde el sentimiento de mis hijos, ellos quieren estar en ese colegio es probable que encuentren muchas experiencias enriquecedoras, pero yo sigo con el malestar de saber que vieron en mi hijo sus talentos como si fueran defectos

      Le gusta a 1 persona

      1. Te entiendo perfectamente. Seguramente estarás dividida entre el interés por darle el gusto a tus hijos y el malestar por el criterio del cole. No sufras. Intentad disfrutar de la etapa escolar y en caso de que veas alguna otra cosa que no te convenza ya verás si tomar medidas. Un beso

        Me gusta

  3. Nosotros dentro de unos meses tenemos que empezar a mirar el cole de nuestro nene, pero ya vimos el año pasado que niñ@s de la guarde se quedaron sin ir a los colegios que querían su mamá/papá… Aquí donde vivo van por puntos y es también muy complicado que en el que te gusta le cojan, ya que es el que quiere todo el mundo… La otra opción es ir a uno privado que hay no tienen problemas.

    Me gusta

    1. Yo te recomiendo que mires varias opciones y que además a tu hijo le guste y se sienta feliz

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s