ser mamá…una aventura diaria.

imagenes familioares 033.JPG

(La imagen) La fantasía de toda mamá…descanso, relajación, cero estrés…pero bienvenidas a la realidad; a continuación les comparto uno de esos locos días…ser mamá…una aventura diaria.  

Son las 6:00 de la mañana, nuevamente suena el despertador, ya van tres veces y yo me niego a salir de mi confortable camita, pienso…”¿por qué tengo que vivir esta cruel vida?” No entienden que aún está la cobija caliente, que mi almohada está en el punto perfecto, pero en ese preciso instante recuerdo que soy mamá!!  Aaaaaa pego un salto de la cama y se siente el frio del piso que me despierta bruscamente. Es inevitable sentirme furiosa con el reloj despertador, como no se le ocurre sonar más fuerte o por lo menos hablar y decirme: paulaaaaa levantateeee!!!…

Ya son las 6:30 am, eso quiere decir que debo llamar a Mariantonia y aquí empieza otra lucha tan compleja como la mía: princesa ( lo digo con un tono amoroso) levántate, ya es hora… amooor levántate ya debes bañarte…princesa (el tono va cambiando) pero ella sigue durmiendo, es probable que en su mente suenen las mismas palabras que yo hacía un rato tenía en la mía…(cama rica, cobija caliente, almohada perfecta) pero justo llega mamá (después de haber usado un buen rato un hermoso y dulce tono amoroso) un poco disgustada y dice MARIANTONIAAAAAA que te levantes yaaaaa!! te cogió la tarde mira que te tenés que bañar, vestirte, desayunar……… bueno!! Aquí está el primer sermón de la mañana, pero es definitivamente efectivo, la niña se levantó y ya se está bañando, mientras tanto yo  le organizo el uniforme, preparo la lonchera y además intento hacer un desayuno saludable, divertido y diferente pero…después de algunos intentos fallidos termino haciendo lo mismo que he hecho desde hace nueve años “migado de galletas con quesito en el chocolate” perfecto para desayunar rápido…

Ya son las 7:15 am y se supone que la princesa ya debe estar lista, miro en su habitación y aunque está vistiéndose, su ritmo es lento y creo que no va a terminar nunca (aquí viene el segundo sermón) Mariantonia… movete pues!! Mirá la hora que es ya…ella que poco sabe de afanes en la vida, ni siquiera mira el reloj y me dice mamá ya casi!!

El momento del desayuno es relativamente tranquilo… está preparada para irse para el colegio, yo doy el beso, la bendición y le deseo lo mejor, respiro y pienso: “misión cumplida”, Pero…miro en la mesa y esta la lonchera, nooooooo…abro la puerta salgo corriendo llego a la portería pero ya no está. ¿Entonces? Ahora qué hago?? (Pues llevárselo al colegio) Ustedes se han encontrado por casualidad a una señora en piyama, manejando el carro, como medio despeinada, toda pálida…pues probablemente era yo.

Un momento!! Pero es que ustedes ya saben que tengo también un niño y se preguntaran que paso con Lorenzo en ese momento, pues yo también pensé… y con LORENZO qué hago??? Pues llame a la vecina esa que es toda querida y ayuda con todo… ella se queda pendiente del niño porque aún estaba dormido… llego con la lonchera al colegio y que vergüenza con esa cara de dormida y decirle al profesor de matemáticas (con pocas palabras y a la velocidad de un rayo) por favor le entregas esto a Mariantonia…gracias!!

9 am Lorenzo se despierta y justo en ese momento recuerdo que aún no he desayunado preparo huevos con pan y me ciento en una perfecta calma a saborear mi desayuno.

Sigue pasando el tiempo ese que no es tan amigo mío, porque por más que corra no lo alcanzo…

Lorenzo siempre decide hacer manualidades en la mañana y yo súper creativa le preparo la mesa, los materiales, la música y…todo perfecto. Mientras él juega y se divierte, mamá se monta en la elíptica para hacer un poco de ejercicio(es mi pequeño espacio) una vez termino miro el reloj e inicia mi segunda lucha del día…digo: Lorenzo mi amor…te bañas ya por favor??(Tono muy amoroso) Pero el sigue jugando…principeeee ven a bañarteeee (uso un tono menos dulce) como era de esperarse pasa el tiempo y yo como que agote mi paciencia: “

¡L O R E N ZOOOOOO! ya mismo a bañarse! El niño deja todo me mira y sale corriendo para el baño (me he convierto en monstruo) pero una vez controlada la situación puedo terminar de organizar lo que falta.

Esta mamá no tiene una buena relación con la cocina así que muy a las doce del mediodía salimos para la casa de la abuela a almorzar… después llevo a Lorenzo al preescolar y finalmente me enfrento a uno de mis peores miedos, subir la loma que me lleva a mi trabajo.

Lo que pocos se imaginan es que ya estoy rendida porque mi mañana está llena de aventuras…

En la noche de nuevo el mejor encuentro de amor con mi dulce cama, mi cobija caliente y mi perfecta almohada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s